jueves, 29 de septiembre de 2016

Curavacas por la Pedrera Pindia - 28.09.16

¡Por fin cayó la Pedrera Pindia! Desde que vi la ruta en el blog del Balcón de Judas, tuve el gusanillo en el cuerpo, pero cuando Vidal y David publicaron su excelente guía, Ascensiones en la Montaña Palentina, el gusanillo se convirtió en desazón, y hasta ahora, por unos y otros motivos, no pude hacerla.

Excepcional día con Álvaro, que a mi parecer también disfrutó lo suyo. Ruta durita para nuestros recursos, por los tramos muy verticales, pero totalmente aconsejable. Además, subí un tramo de la Senda del Notario, que hace trece años que no andaba.

Panorámica desde la Brecha Muerta

Pasadas las 9:40 estábamos Álvaro y yo saliendo de la plaza de Vidrieros (1325 m) por el camino de Valdenievas, para iniciar la ascensión de la Pedrera que nos llevaría hasta el Collado del Hospital. Una mañana de septiembre clara, sin calor, perfecta para caminar.

Después de una hora, llegamos a la Fuente de Cabriles. Sin parar comenzamos a subir la pedrera al estilo tradicional: un paso para adelante y dos para atrás. A las 11:30, dos horas después del inicio, alcanzábamos el Collado del Hospital (2150 m), donde las fotos son una estupenda escusa para descansar un rato. Comimos el bocata un poco más abajo, para evitar el viento del Collado, y enseguida emprendimos el descenso hacia el comienzo de la Pedrera Pindia.

A las 12:20 empezamos a subir la Pedrera Pindia (1964 m) tras perder 200 m de nivel. Tiene el nombre bien puesto, 400 m de desnivel en menos de un kilómetro de distancia. Una vez realizada la trepada final, una hora después de comenzar a subir,  llegamos a la Brecha Muerta (2325 m). Mucho descanso por el camino...

Después de disfrutar un rato de las impresionantes vistas de la cara norte del Curavacas,  todo Fuentes Carrionas, Picos de Europa y mucho más, tomamos la Senda del Notario. Unas cuantas trepadas cortas, con buen patio, nos dejaron en la Llana y de allí a cumbre (2524 m), donde llegamos a las 14:10, cuatro horas y media después de salir de Vidrieros, y más contentos que unas castañuelas.

Decidimos comer en la cumbre, aprovechando el espectacular día. Una hora después iniciamos el descenso por la cara sur que nos llevó un par de horas, acabando la ruta a las 17:15, siete horas y media después de salir.

Una buena cerveza fresca en el bar de la plaza fue el colofón a esta magnifica jornada de montaña en mi preferida, el Curavacas.

Datos de la Ruta:
  • Zona: Fuentes Carrionas
  • Tipo de Ruta: Circular
  • Dificultad: Media / Alta (trepadas y pasos aéreos)
  • Distancia: 12.71 Km
  • Tiempo: 7:33 h
  • Altitud mínima: 1327 m
  • Altitud máxima: 2524 m
  • Ascensión acumulada: 1379 m




El Curavacas nos recibía por la mañana con su mejor cara

Subiendo la pedrera sur hacia el Collado del Hospital

Una vista hacia el Pico Medio nos deja apreciar la subida por la Oblicua. Objetivo para el año que viene.

Álvaro en el Collado del Hospital con el Curavacas detrás

Ahora poso yo.

Cueto de la Concilla, Peña Labra, Cornón y Tres Mares

La Laguna del Hoyo Muerto abajo y el Pico Lezna

Los ráspanos estaban maduros

Al bajar del Collado del Hospital, damos vista la la Placa amarilla

Y ya empezamos a subir la Pedrera Pindia

La Pindia hacia arriba. A la derecha se ve la trepada que hay que hacer para llegar a la Brecha Muerta 

Una Mantis nos observaba al subir

Llegamos al principio de la trepada

Con la roca seca y buenos asideros se hace muy sencilla la progresión

Vamos buscando las zonas más seguras

Aunque a veces es mejor no mirar abajo

Últimos metros de trepada

Y vemos estas estupendas vistas al asomarnos a la Brecha Muerta

Álvaro en la Brecha

Admirando el paisaje. El Pozo Curavacas abajo.


Allí empalmamos con la Senda del Notario, que tras breves trepadas nos lleva a la Llana y a la cumbre

Subiendo la Llana

Y cumbre, cuatro horas y media después de salir

La foto más sacada desde la cima del Curavacas: el Espigüete entre el Pico medio y la cima Oeste

Vista al norte, inmenso

Vimos unas cuantas cabras en la cima, que han desplazado a los rebecos

Nubes y mar

Bajando por el Callejo Grande, Álvaro posó bajo el Diente del Oso

Gusta volver la vista atrás bajando la pedrera

Y alguna carrerita
No se le da mal a Álvaro


Junto a la fuente de Cabriles hay un Serbal de los Cazadores medio caído, pero con buen fruto

Imagen de Google Earth

Perfil de la ruta

6 comentarios:

  1. Bonito día pillastéis,me alegro de que lo disfrutárais, ahí estamos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que fue bueno. desde que vi tu entrada no la quitaba de la cabeza. Ya saqué la espina... Me ha encantadola subida. Ya sabes que tienes una cerveza pagada en Barruelo, por derechos de copyright, ;-)

      Eliminar
  2. Luisfer ya estamos dando envidia otra vez... no se de donde vamos a sacar días para ir al monte, habrá que jubilarse jajaja.
    Preciosa ruta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja... No nos da tiempo con tanta tentación. Habrá que ir haciendo una ruta cada vez, para no saturar la máquina. Un abrazo, Goyo

      Eliminar
  3. Magnífica y espectacular ruta por las entrañas del imponente Curavacas.
    La llegada a la brecha muerta y la vista y unión con la norte debió resultaros de impresión!!
    Muy bien sacada esa espinita, que te hace ir pensando en nuevas e interesantes posibilidades...
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena la ruta, Juan Miguel. Y es verdad, el paso de la Brecha es espectacular. El Curavacas es una montaña llena de rincones a explorar.

      Un saludo, pareja

      Eliminar