sábado, 9 de enero de 2016

Valdecebollas y Seldelafuente - 09.01.16

Primera salida del año, y como no podía ser de otra manera, a la zona de las Cascadas de Hielo. Aprovechamdo que el tiempo nos daba un respiro, decidimos subir a ver el montón de nieve que debiera haber caído estos días de agua en el valle, pero la cruda realidad es que no ha caído ni para hacer un muñeco. En cualquier caso, una buena vuelta por Seldelafuente con cumbre en Valdecebollas.

Buzón del Torreón de Valdecebollas cubierto de hielo





Salimos del aparcamiento de Golobar a las 9:20 con bastante frío y viento, aunque con el alto despejado y soleado, cosa que no duró mucho. A las 10:00 llegábamos al collado, donde pudimos llegar a ver un poco de Picos de Europa y la niebla cubriendo ya Valdecebollas. Pensando que abriría, decidimos llegar a la cumbre y luego bajar a Seldelafuente por la cara norte.

Hicimos cumbre pasadas las 10:20 y después de hacer algunas fotos, el fuerte viento y el frío nos empujaron a salir rápido hacia Seldelafuente. Bajamos por la valla rodeando el circo glaciar hasta encontrar un paso sin hielo. A pesar de no haber sufrido grandes heladas, el terreno está congelado, y hay que tener cuidado con los resbalones. A medida que nos adentramos en el hoyo, buscando el chozo de Seldelafuente, vamos encontrando más agua.  Un vistazo a las Cascadas de Hielo nos permite ver que se empiezan a formar, pero necesitan mucho más frío. Llegamos al chozo sobre las 11:00 y hacemos una breve parada para comer algo al amparo de la caseta.

Estando allí, vemos en el Collado de Sestil pasar cuatro venados, dos hembras y dos machos, uno de ellos con una buena cornamenta, aunque muy largos para una buena foto.

Viendo la gran cantidad de agua que corre, decidimos bajar hasta el Sumidero de Seldelafuente para ver como funciona este desague con buen caudal. Este agua que entra por el Sumidero, volverá a ver la luz en la boca de la Cueva del Cobre, nacimiento del Río Pisuerga.

Llegamos al Sumidero algo antes de las 12:00, y aprovechamos para hacer una visita a una de las minas que hay allí mismo. No pudimos entrar porque estaba anegada de agua.



Ya de allí, hacia el Collado de Seldelafuente, y subir al Sestil siguiendo la valla acompañados de mucha niebla y viento helador. La bajada a Golobar con cuidado por el hielo, y llegada al coche sobre las 13:15.

Cerca de cuatro horas, con mucho frío, niebla y viento en las zonas altas, pero tiempo agradable para caminar en el el Circo de Seldelafuente.

Datos de la Ruta:

  • Zona: La Braña
  • Tipo de Ruta: Circular
  • Dificultad: Baja
  • Distancia: 9.63 Km
  • Tiempo: 3:53 h
  • Altitud mínima: 1761 m
  • Altitud máxima: 2150 m
  • Ascensión acumulada: 697 m
  • Descarga ficheros GPS




Sol a primera hora de la mañana en Golobar

Mucho menos nieve de la esperada subiendo al Sestil

Arriba llegamos a ver Picos de Europa

Valdecebollas tapado por la niebla

La niebla tapa todo hacia el este

Arriba el suelo está recubierto por una fina capa de nieve y hielo


Jesús en el Torreón de Valdecebollas

Sujetando el Torreón para que no lo lleve el viento

Hielo en la cruz

Contra luz

Primeros intentos de Cascadas de Hielo

Seldelafuente y Valdecebollas

Las primeras cascadas, aún necesitan mucho frío

Corren muchos arroyos camino del sumidero

Peña Labra y Peña de Las Agujas

Parada táctica en el chozo de Seldelafuente

El chozo

Dos macho de venado en el Sestil

Arroyo que baja de Seldelafuente hacia el sumidero del mismo nombre

Es un placer ver correr el agua

Llegando al sumidero

Sumidero de Seldelafuente, por donde entra todo el agua del circo glaciar para volver a ver la luz en la Cueva del Cobre

Una de las minas de blenda de la zona

Comenzamos a bajar hacia Golobar, con mucho aire, frío y niebla

Bajando nos encontramos a Kike un poco fresco

Kike y Jesús posando

El otro fresco del barrio

Imagen de Google Earth

Perfil de la ruta


2 comentarios:

  1. Buena y gélida vuelta para reconocer como la entrada del invierno va dando paso a las formaciones propias de la alta montaña.
    Todo va, poco a poco, poniéndose en su lugar. A ver si en pocas fechas más se cubre de blanco y esas bonitas cascadas de hielo crecen y se compactan como debieran.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tenemos ganas de verlo un poco blanco. Como dicen en el Valle de Polaciones, "al invierno no se le come el lobo", así que será cuestión de paciencia.
      Un saludo, pareja.

      Eliminar