domingo, 8 de febrero de 2015

Crónica de un nevadón - del 4 al 8 de febrero de 2015

Dicen los mentideros que hace treinta años que no caía una nevada como esta.  70 u 80 cm y ventisqueros de dos metros nos ha dejado esta semana de nieve.
LLegada a casa sobre las 15:30 horas



Muchas quejas y no demasiados recursos que nos pueden ayudar a reflexionar. Quizá esta nevada sirva para recordarnos en qué zona vivimos, y que hay que estar preparados para ello. 


El miércoles, cuatro de febrero, uno de los peores de la semana, hizo mucho viento, lo que hacía la conducción penosa. Me tocó bajar a Valladolid "ineludiblemente". La bajada hasta Osorno con poca visibilidad y la autovía con nieve, pero bastante asequible con los neumáticos de invierno y velocidad muy moderada. A la subida, la Guardia Civil nos aviso en Osorno de que estaba todo cortado y no ibamos a llegar a Barruelo. Nos dejaron pasar y no encontramos más controles hasta casa. La verdad es que resultó complicado.


Aparcar el coche fue otro cantar

La foto desde la ventana, para seguir el progreso de la nevada

El jueves labores de limpieza y un pequeño paseo

Abriendo al garaje
Plaza de España
La gente por la calle disfrutando de la nieve

Belén tumbada en la nieve

 El viernes nos tapó todo lo limpiado, así que dicidí no quitar más. Como decía mi abuelo, "el que lo ha echao, que lo quite".


Desde la ventana

Desde la ventana de atrás, que costó abrirla

La puerta de casa
A la puerta de casa se acumula la nieve

El sábado amaneció nevando, pero rápido paró, y no hacía viento, así que me puse a limpiar un poco la salida del garaje, para ir quitando tarea


Solo un carril abierto con bordes de más de un metro

Quitando la nieve a la entrada del garaje. Tengo para unos buenos ratos

Bajada del garaje. Hasta que no se limpie, el coche duerme junto a la carretera

Hoy domingo amanece despejado, pero con mucho viento y frio intenso. Primero liberar el coche de la nieve, que mañana toca viaje a Palencia y luego un paseo por el pueblo.

Sube la fresadora en dirección a Salcedillo

El coche pillado

Vamos haciendo sitio. Un rato arrancado le viene muy bien

Por fin hay salida. Si no pasa nada, mañana a Palencia.

La calle de los cuarteles está fatal. Han pasado con una mixta y la han dejado intrasitable.

Hay una capa muy guapa de nieve, y ya se nota que ha calcado algo.

El personal aprovecha para jugar con los trineos

Al puente de Peñacorva no se le ven las barandillas
Por el carril abierto

Nos encontramos con Nuria en el San Juan

Barrio San Juan

Visera de nieve

El rio a su paso por el puente del matadero

El tejado del Auditorio no ha aguantado el peso de la nieve

Centro del pueblo. Muy complicada la circulación aún. Tardará unos cuantos días en volver a la normalidad

Pese a todo, la sierra nos muestra su cara más fabulosa.

Aunque la nieve es muy bonita, esperemos otros treinta años a ver otra como esta, ;-)


1 comentario:

  1. Si se hace duro hoy día con los medios de que disponemos, no queremos imaginar qué sería en tiempos de nuestros abuelos, cuando esto era mucho más frecuente.
    Muy buen resumen de la gran nevada en Barruelo, con el que nos pones a todos al corriente de lo bonita que es la nieve, pero lo difícil que es convivir con ella.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar